Imprescindible León Felipe. Miguel Hernández «Un albañil de sangre, muerto y rojo».

Foto. León Felipe.

Alientos de Lucha

Agenda

Raposa

León Felipe (Zamora 1884 – México 1968)

Abajo quedas tú, Inglaterra,

vieja raposa avarienta, (…)

Cuando abran sus puertas a los vientos del mundo,

cuando las abran de par en par

y pase por ellas la justicia

y la democracia heroica del hombre,

yo pactaré con las dos para echar sobre tu cara

de vieja raposa sin dignidad y sin amor,

toda la saliva y todo el excremento del mundo. (…)

He contado mis muertos.

Los he contado a todos,

los he contado uno por uno,

los he contado en Madrid,

los he contado en Oviedo,

los he contado en Málaga,

los he contado en Guernica,

los he contado en Bilbao…

Los he contado en todas las trincheras;

en los hospitales,

en los depósitos de los cementerios,

en las cunetas de las carreteras,

en los escombros de las casas bombardeadas

(resbalando en la sangre,

tanteando en las sombras y en las ruinas). (…)

Oye Raposa;

Yo soy el grito primero, cárdeno y bermejo de las grandes

auroras de Occidente.

Ayer sobre mi sangre mañanera, el mundo burgués edificó

en América todas sus factorías y mercados.

Sobre mis muertos de hoy, el mundo de mañana levantará

la Primera Casa del Hombre.

Y yo volveré,

volveré porque aún hay lanzas y hiel sobre la Tierra.

Volveré,

con mi pecho y con la aurora otra vez.

Poema Quien se para a llorar, de Hernández, y dibujo.

Miguel Hernández (1910 -1942)

Un albañil de sangre, muerto y rojo,

llueve y cuelga su blusa cada día

en los alrededores de mi ojo,

y cada noche con el alma mía,

y hasta con las pestañas lo recojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.