EE.UU: En libertad la presa comunista Judith A. Clark tras 37 años / Sahara: Detenciones, juicios, huelga de hambre / México: Torturados denuncian / Palestina: Continúa el reguero de sangre / Roque Dalton, imprescindible.

Tweet de ‘Ciruela negra’ sobre Judith A. Clark.

Internacional

EE.UU.

-La presa comunista Judith A. Clark desde el 10 de mayo en libertad

Presa política estadounidense, ha pasado 37 años y medio de prisión. Militante de la Organización Comunista 19 de Mayo. No ha agachado la cabeza.

Fotos de los presos políticos saharahuis Zein y Ali.

Sahara

-Detenciones, huelgas de hambre y juicios a presos políticos saharauis

El régimen de ocupación marroquí continúa su oleada de detenciones arbitrarias de activistas saharauis.

El pasado 25 de abril, Zein Abidin Salek “Bounaaje”, un ex preso político saharaui, fue detenido y enviado a la cárcel negra de El Aaiún, conocida por sus duras condiciones. El juicio que se iba a celebrar a los días, ha sido aplazado.

En otro juicio, el preso político Ali Saadoni ha sido condenado a 7 meses de prisión.

Recordar que varios presos políticos saharauis continúan en huelga de hambre.

De: Por un Sahara Libre.org

En mani, con pancarta «En México se tortura».

México

Torturados exigen dimisiones de torturadores

Víctimas de la tortura exigieron en Aguascalientes, México, la dimisión del Fiscal General del Estado por no denunciar a su antecesor en el cargo, implicado en los casos de tortura que se dieron durante su mandato y que en febrero pasado documentó un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Cartel «Palestina. La LIBERTAD es el crimen que persiguen» (unas alambradas de pincho)

Palestina

Continúa el reguero de sangre…

Otro palestino resultó asesinado y otros 30 heridos por el ejército israelí en la 58 Marcha del Retorno. Entre ellas hay cuatro menores de edad.

Foto y poema de Roque Dalton.

El Salvador

-44 aniversario del asesinato de Roque Dalton

El descanso del guerrero

Los muertos están cada día más indóciles.

Antes era fácil con ellos:
les dábamos un cuello duro una flor
loábamos sus nombres en una larga lista:
que los recintos de la patria
que las sombras notables
que el mármol monstruoso.

El cadáver firmaba en pos de la memoria:
iba de nuevo a filas
y marchaba al compás de nuestra vieja música.

Pero qué va
los muertos
son otros desde entonces.

Hoy se ponen irónicos
preguntan.

Me parece que caen en la cuenta
de ser cada vez más la mayoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.