Companys y los Consellers, tras su salida de prisión el 21 de febrero del 36, a los proletarios y pueblos solidarios…

Foto. Companys tras salir de prisión.

La solidaridad, arma imprescindible entre los pueblos

Agenda

Recibimiento a Companys y a los Consellers a su salida de prisión

Una de las primeras medidas tras el triunfo del Frente Popular fue la aprobación del Decreto de Amnistía, el día 21 de febrero de 1936. Ese mismo día se cursaron órdenes a las diferentes cárceles para que se pusieran en libertad a los presos políticos. De los penales del Puerto de Santa María y de Cartagena, salieron en libertad el Presidente de la Generalitat y los Consellers. En su camino hacia Madrid, fueron numerosas las muestras de simpatía y afecto que recibieron en Andalucía, tanto en Cádiz como posteriormente en Córdoba, donde Companys dedicó unas palabras de agradecimiento a los manifestantes congregados allí para recibirle:

«Compañeros, amigos y camaradas: supongo que después de las emociones sufridas, comprenderéis que no es fácil exponer los sentimientos que anidan en nuestros corazones.

«Hemos de lamentarnos y dolernos de que la forma inesperada y extraña de nuestra libertad, nos haya impedido despedirnos de nuestros amigos y compañeros de Cádiz y pueblos de la provincia, que han tenido para nosotros durante el tiempo de nuestra prisión las mayores atenciones y asistencias. Yo os digo que he de volver a Andalucía, a esta región espléndida, porque donde quiera que haya un dolor, hay un hermano nuestro.

«Habréis oído decir muchas veces algo contra los llamados revolucionarios catalanes, contra los separatistas catalanes, que no son otra cosa que hombres que llevan en sus entrañas el deseo de libertad en su tierra y el anhelo de libertad de todos los hombres y de todos los pueblos.

«Camaradas, estamos en momentos difíciles para la gloriosa República española, pero los hombres de izquierda y su Gobierno han puesto su responsabilidad a la altura del cumplimiento del deber. Nadie sienta miedo a las injusticias y a la venganza; que nadie recele del programa pactado que se cumplirá con una obra de Gobierno serena, responsable, generosa y tolerante, porque la tolerancia es la flor más exquisita de la democracia.

«Hay en el Poder hombres que tienen nuestra confianza y nuestra emoción. Han tenido una responsabilidad en la campaña electoral y están en el Poder. Estos hombres necesitan su tiempo para desarrollar la obra que España requiere. Darle esa tregua, ese margen de confianza, con el fin de que el surco dé frutos óptimos.

«Yo os pido que os disolváis con orden y que deis vuestra confianza al Gobierno constituido y que seáis fieles guardadores de la paz para hacer la labor que España necesita de una manera urgente. ¡Viva Andalucía!».

Los manifestantes contestaron con vivas a España y a Catalunya.

Tanto Companys como los Consellers se trasladaron luego a Madrid, donde se había organizado en la Plaza de Toros un gran recibimiento a los presos políticos recién liberados. Pero a los catalanes les esperaban urgentemente en Barcelona para organizar el Gobierno de la Generalitat. Aún así, Companys cogió el micrófono para “dar un abrazo al proletariado madrileño” de parte del pueblo catalán.

La misma acogida tuvieron los Consellers que se encontraban en el penal de Cartagena a su paso por Albacete, donde fueron recibidos por numerosos manifestantes y por los representantes de los partidos integrados en el Frente Popular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.