“La fuente de las lágrimas”, novela histórica sobre la brutal represión falangista en Granada, Sierra Alfaguara, Alfacar, Viznar…

Portada del libro “La fuente de las lágrimas”.

Libro

Memoria histórica imprescindible

“La fuente de las lágrimas”

Ketty Castillo. Editorial El Boletín. 2013.

La Fuente de las lágrimas. Así es como se llama un hermoso lugar en las afueras de la localidad de Alfacar (Granada), desde donde se inicia un doloroso camino hasta el vecino pueblo de Viznar. Todo el recorrido está franqueado por la exuberante naturaleza, hermosos paisajes de la vega granadina y… el recuerdo de los miles de ciudadanos, de todas las edades, que fueron asesinados por las hordas falangistas en los primeros días del levantamiento de 1936 y enterrados, en fosas comunes, a lo largo de la breve carretera. Allí se inicia el recorrido que concluye en la Casa del Molino, en donde pasó vivo su última noche Federico García Lorca y miles de condenados a muerte sin juicio previo. Todo el camino está lleno de los continuos  detalles que nos hacen recordar la tragedia del lugar: un ramo de flores entre las ramas de un olivo, la certeza de un paredón de fusilamiento, la cuneta excavada, el túmulo recordando a 130, otro a otros tantos …
La fuente de las lágrimas es el nombre de este bello lugar cargado de dolor y el de la novela escrita por la periodista Ketty Castillo, que utiliza un crimen, acaecido en la capital granadina a mediados de los años 50, para adentrarnos en una trama negra que se desarrolla desde los primeros días de la rebelión fascista hasta el hambre y la miseria de la posguerra.

En “La fuente de las lágrimas”, la autora nos narra la persecución y huida de varios republicanos granadinos, tras la sangrienta Batalla del Albaicín de finales de julio de 1936, a través de la sierra de la Alfaguara, tierra de nadie en los primeros meses de la contienda. Recorreremos con ellos el itinerario que cientos de granadinos utilizaron para incorporarse a las fuerzas leales a la República, atrincheradas en las cercanas tierras de Jaén. Viviremos los desesperados esfuerzos de los trabajadores de la capital nazarí para detener a los facinerosos en los barrios populares de la ciudad y también una interpretación, no exenta de posibilidades, de los angustiosos intentos de la familia de Federico García Loca por recuperar el cuerpo del poeta asesinado por la falange.

La novela, escrita con la fluidez de los reportajes periodísticos, con un estilo ágil y ampliamente documentada, surgió tras la investigación que desarrolló la autora al descubrir que en casa de un familiar se produjo, a mediados del siglo pasado, un crimen. En una vivienda compartida por varias familias de Granada, un falangista de cortas luces descerrajó 3 tiros a su vecino, un republicano que había huido por la sierra de la Alfaguara los primeros días de la guerra, combatido en ella y posteriormente encarcelado por luchar en el bando perdedor. Es entonces cuando viviremos escenas de la posguerra llena de hambre y represión, incultura y desesperación del pueblo trabajador y las argucias de los dominantes para intentar perpetuar “sine die” sus privilegios. Una buena novela que nos ayudará a no olvidar, y a conocer un poco mejor, una época de nuestra historia llena de lágrimas y también de resistencia.

Recomendado por: periódico El Otro País.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.