El imprescindible Filiberto Ojeda.

Cartel. «Filiberto Vive. Viva Puerto Rico Libre» (y su foto).

Los imprescindibles

Agenda

Filiberto Ojeda

En septiembre de 2005, una tropa de mercenarios del FBI asesinó en la ciudad de Hormigueros, territorio de Puerto Rico, a Filiberto Ojeda, líder independista puertorriqueño, fundador del Ejército Popular Boricua, más conocido como “Los macheteros”.

Esta acción fue preparada y diseñada por el imperialismo yanqui hasta en sus más pequeños detalles con el objetivo de terminar con cualquier anhelo independentista. El día elegido fue el 23 de septiembre, día de la lucha por la independencia de Puerto Rico y que se conoce como El grito de Lares.

Ese día se conmemora la revuelta contra el dominio colonial español en 1868. La rebelión fue derrotada pero esta fecha ha pasado a significar el primer combate y el inicio de la lucha por la independencia.

Filiberto Ojeda era un destacado trompetista que dejó su profesión para entregarse a la lucha revolucionaria; pasó 15 años en la clandestinidad hasta que en 1985 fue detenido. En 1990 consiguió escapar y prosiguió la lucha en la clandestinidad.

No es casual que su asesinato se produjera tras publicarse una entrevista que tuvo una gran repercusión en la que llamaba a la unidad de todos los independentistas e insistía en la tarea de educar y formar al pueblo. Explicó que, desde su punto de vista, la situación por la que atraviesa Puerto Rico se debe a la crisis del capitalismo y de la colonia, pero para resolver eso había que ser consciente de la necesidad de organizarse y que harían falta muchos sacrificios. No descartaba la utilización de ningún método de lucha para alcanzar la independencia pero afirmaba que “mientras la isla no sea libre y viva la opresión que está viviendo y los puertorriqueños estemos sufriendo toda esta represión política, ideológica y cultural de parte de los colonialistas, la lucha armada es vital e importante”.

En el momento de su asesinato, Filiberto Ojeda tenía 72 años, se encontraba en su casa con su compañera; que el objetivo era su eliminación viene a corroborarlo el hecho de que el FBI realizó más de 100 disparos y que una vez herido le dejaron desangrarse hasta la muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.