18 familiares y amigos muertos, el brutal fruto de la dispersión penitenciaria.

Datos y fotos de 16 muertos por la política de dispersión.

Los “otros muertos” de la represión contra la resistencia política

La dispersión penitenciaria de las y los presos políticos es responsable de 18 asesinatos, decenas de heridos y graves daños materiales

Colaboración

Se lo explicábamos hace poco a unxs muy jóvenes antifas que preguntaban qué era la dispersión penitenciaria. Y qué consecuencias traía. Una orden especial y política aplicada a todos los presos políticos, para “aislarles de su entorno de influencia y ayudar a su reinserción penitenciaria”. Al vecino de Hernani, a Puerto de Santa María, al de A Coruña, a Alicante y en aislamiento 6 años, al de Madrid, a Sevilla, a la de Vigo, a Jaén, a la de Gasteiz, a Huelva… Y sus repercusiones en nivel de aislamiento, con pocos presos de la misma organización en diferentes módulos aún dentro de la misma cárcel, a por ejemplo 1000 km de casa, que son 2000 pues los familiares y amigos tienen que volver tras la visita de 40 minutos por cristal o los escasos vis a vis …

En esas estábamos cuando varixs incidieron en lo mismo “parece un castigo añadido a lxs presxs políticxs a través de sus familiares y amigos, y a todos ellos mismos y a su entorno, claro”.

Pusimos ejemplos semanales. Visita con una presa política en p.e. Cádiz. Desde Galiza. 40 minutos viéndola y hablando con ella. Para ello, 2000 km de viaje. Innumerables gastos en gasolina, pensión, improvistos… Y aún así llevando en el coche o el bus la comida para dos días a base de embutidos, frutos secos, una tortilla para el viaje de ida… “Y la enorme posibilidad de accidentes” dijo una moza.

Son 18 los familiares y amigxs que han fallecido en los viajes de la dispersión penitenciaria hacia los presos políticos. 16 de presos políticos vascos y otros 2 de un preso independentista gallego.

Concentración y pancarta “Noizko dispertsioak erahildako 16 senideen aitortza? ¿Dónde está su memoria?”

¿Qué “delito” había cometido Antxoni Fernández cuando iba a visitar a su nieto en una cárcel de Madrid y perdió la vida en accidente? ¿Cuáles los de Argi Iturralde e Iñaki Balerdi?, madre y hermano de un preso político en Almería, muertos en el trayecto.

¿Cuál el de Karmele Solaguren, amatxu de un preso político y que tras la noticia de su fallecimiento en las carreteras de la dispersión, su marido quedó enfermo para siempre?. 18 personas muertas, por culpa de la política de dispersión aplicada contra los revolucionarios que se han enfrentado al Estado, con las armas, con las ideas, por participar en manifestaciones o luchas obreras… y que pagan directamente sus familiares y amigxs.

¿Y los y las heridas graves o muy graves en dichos accidentes?

Y el multimillonario montante en gastos que repercuten directamente en la familia, amigxs o solidarios del entorno de cada preso político.

La cruel realidad es tozuda en lo represivo.

Cada semana son cientos los viajes debidos a la dispersión. Y siguen los accidentes, en este 2017 ya van 7.

Y siguen diciendo algunos que en España hay Democracia” concluyó el tema el más joven de los asistentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.