Alientos de lucha. César Vallejo: «El Tungsteno», denuncia la explotación minera de los indígenas peruanos.

Portada libro «Tungsteno»

Alientos de lucha

Agenda

El Tungsteno

Cesar Vallejo

(Perú 1892 – París 1938)

«Era Servando Huanca, el herrero. Nacido en las montañas del Norte, a orillas del Marañón, vivía en Colca desde hacía dos años solamente. Una singular existencia llevaba. Ni mujer ni pariente. Ni diversiones ni muchos amigos. Solitario más bien, se encerraba todo el tiempo en torno a su forja, cocinándose él mismo. Era un tipo indio puro: salientes pómulos, cobrizo, ojos pequeños, hundidos y brillantes, pelo lacio y negro, talla mediana y una expresión recogida y casi taciturno. Tenía unos treinta años. Fue de los primeros entre los curiosos que habían rodeado a los gendarmes y los yanacones. Fue el primero asimismo que gritó a favor de estos últimos ante la Subprefectura. Los demás habían tenido miedo de intervenir contra ese abuso. Servando Huanca los alentó, haciéndose él guía y animador del movimiento. Otras veces ya, cuando vivió en el valle azucarero de Chicama, trabajando como mecánico, fue testigo y actor de parecidas jornadas del pueblo contra los crímenes de los mandones. Estos antecedentes y una dura experiencia que, como obrero, había recogido en los diversos centros industriales por los que, para ganarse la vida, hubo pasado, encendieron en él un dolor y una cólera crecientes contra la injusticia de los hombres. Huanca sentía que en ese dolor y en esa cólera no entraban sus intereses personales sino en poca medida. Personalmente, él, Huanca, había sufrido muy raras veces los abusos de los de arriba. En cambio, los que él vio cometerse diariamente contra otros trabajadores y otros indios miserables, fueron inauditos e innumerables. Servando Huanca se dolía, pues, y rabiaba, más por solidaridad o, si se quiere, por humanidad, contra los mandones -autoridades o patrones- que por causa propia y personal. También se dio cuenta de esta esencia solidaria y colectiva de su dolor contra la injusticia, por haberla descubierto también en los otros trabajadores cuando se trataba de abusos y delitos perpetrados en la persona de los demás. Por último, Servando Huanca llegó a unirse algunas veces con sus compañeros de trabajo y de dolor, en pequeñas asociaciones o sindicatos rudimentarios y allí le dieron los periódicos y folletos en que leyó tópicos y cuestiones relacionadas con esa injusticia que él conocía y con los modos que deben emplear los que la sufren para luchar contra ella y hacerla desaparecer del mundo. Era un convencido de que había que protestar siempre y con energía contra la injusticia, dondequiera que esta se manifieste. Desde entonces, su espíritu, reconcentrado y herido, rumiaba día y noche estas ideas y esta voluntad de rebelión. ¿Poseía ya Servando Huanca una conciencia clasista? ¿Se daba cuenta de ello? Su sola táctica de lucha se reducía a dos cosas muy simples: unión de los que sufren las injusticias sociales y acción práctica de masas.»

Foto. César Vallejo.

Sobre el autor:

Es considerado uno de los mayores innovadores de la poesía del s. XX. En 1923 se instaló en París; viajó en varias ocasiones a la URSS, sus impresiones quedaron plasmadas en su libro Rusia en 1931. En ese año se afilió al Partido Comunista de España. Durante la guerra desarrolló su trabajo como corresponsal para periódicos latinoamericanos y europeos; también participó en el II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura, celebrado en Valencia en 1937. Su última obra, España, aparta de mí este cáliz, fue publicada póstumamente en 1939.

Entre sus novelas destacan: El tungsteno, en la que denuncia la explotación minera de los indígenas peruanos y Paco Yunque, un cuento protagonizado por un niño que padece los abusos de un alumno rico tras su ingreso en la escuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.