Antonia Salgado ‘La Portuguesa’, asesinada en el frente de Ronda / Mano de cura pederasta / Los ‘Don’ se intercambiaban criadas menores de edad.

Foto: Puente de la Ventosilla, donde se ve al tirador momentos antes de, presuntamente, disparar contra Antonia Salgado “La Portuguesa”.

Memoria histórica imprescindible:

-La miliciana Antonia Salgado, “La Portuguesa”, dirigente comunista de Utrera que murió heroicamente en el frente de Ronda

Palabras del genocida Queipo de Llano sobre Antonia pronunciadas en la radio la noche del 18 de septiembre de 1936:

-“Como cosa curiosa, se cita a la Libertaria, engendro del infierno, que recibió un balazo que la atravesó de parte a parte…”

Titulares de la prensa republicana sobre Antonia:

–«Cómo murió la antifascista portuguesa Antonia Salgado», El Sol (Madrid) de 26 de septiembre de 1936

–«Heroica muerte de una miliciana portuguesa», La Libertad (Madrid), del 26 de septiembre de 1936.

–«Muere heroicamente una miliciana portuguesa». ABC de Madrid del 26 de septiembre de 1936.

–«Muerte heroica de una portuguesa antifascista», La Voz (Madrid), portada del viernes 25 de septiembre.

La historia completa:

https://www.lavozdelarepublica.es/2020/04/la-miliciana-antonia-salgado-la.html

Fotomontaje. sobre niño, mano de cura con crucifijo.

-Mano de cura

«Allí no escapaba ninguno, aquellos viciosos con sotana se metían en nuestras camas y nos daban por el culo, no había control, ni siquiera el Obispo Pildain, que lo sabía, puso freno a la depravación de sus clérigos, follarse niños de La Casa del Niño se convirtió en la moda eclesial de aquellos años, los traumas nos rondan, jamás podremos superar aquel dolor, aquel silencio, aquellas lagrimas sin llanto.» Luis Soto Martín.

«(…) El momento de apagarse las luces en La Casa del Niño era el más terrible, en la oscuridad solo se veían sombras, se abrían y se cerraban puertas, se escuchaban voces, susurros, risas, hasta que te levantaban la manta y se te metía un cura en tu cama, lo sentías, olías su falta de higiene, el sobaco, sus partes sucias, su atracción por los niños. Entonces ya no podías hacer nada, te bajaban los calzoncillos, te quitaban la camiseta del pijama, te chupaban hasta los huevos, el pene, te metían los dedos en el culo, pero lo peor era si te tocaba uno que le gustara penetrar, entonces ya lo tenías clavado toda la noche, destrozándote, haciéndote mucho daño cuando apenas no había cumplido los nueve años. Esa era la rutina en aquel hospicio de hijos de republicanos asesinados en el Paseo de San José de Las Palmas GC, abusos y más abusos, de día nos pegaban o nos humillaban las monjas por cualquier bobería, de noche los curas de la capital se juntaban para sus particulares orgías infantiles. Lo tenían fácil, las monjas oían, veían y callaban, era la norma, todas estaban implicadas en la mafia del robo y venta de niños, algunas tenían sus rollos sexuales y negocios con los sacerdotes. Para mi que venía de una familia muy protectora de Agaete, nunca imaginé verme tan desamparado, tan solo, incluso más de una noche de abuso sexual imaginé que de la nada iba a aparecer mi padre y le iba a meter cuatro moquetes a aquel hijo de puta, pero no fue nunca así, siempre la soledad, siempre el abuso, siempre el llanto en silencio para que no nos pegaran, siempre aguantando el dolor cuando nos penetraban: -Silencio niños, silencio por la Santísima Virgen Del Pino- decían. El diablo debía estar al pie de la cama, pensaba, mirándolos como cometían el peor de los pecados, el de abusar día si y día también de quienes no podíamos defendernos…»

Testimonio de Antonio Damaso Perera, hijo de desaparecido del municipio de Agaete, Gran Canaria, internado en La Casa del Niño entre 1937-1945. Entrevista realizada por Francisco González Tejera, en Juncalillo de Gáldar, el 19 de marzo de 1999.

https://viajandoentrelatormenta.com/mano-de-cura/

Foto comentada abajo.

-Se intercambiaban criadas menores de edad

«(…) Apaga la grabadora lo que voy a contar me hace daño, prefiero que lo escribas, porque solo saber que mi voz se va a quedar ahí atrapada cuando muera ya el cuerpo se me descompone. Don Teodoro Inglott abusaba de algunas de las muchachas que trabajábamos en la casa por cuatro perras, todas chicas del pueblo, hijas de familias muy pobres a las que los amos daban una salida como había sido siempre. Pero después del golpe de estado del 18 de julio la cosa se puso más dura, era una especie de barra libre, hasta se intercambiaban las criadas, muchas de ellas menores. Don Teo como le llamábamos era dueño de media Tafira, íntimo amigo de Eufemiano, el tabaquero jefe de falange, que era dueño de Las Meleginas, La Angostura, La Calzada y de la zona del Dragonal Bajo y Alto. Los dos eran unos violadores, los dos abusaban de todas las muchachas que acababan en sus manos, uno en sus fincas, el otro en sus fabricas y en los centros de tortura. Yo fui una de las que estuvo a la fuerza con Don Teo, me hizo dos hijas. Era el derecho de pernada de la época, lo que no te casabas con nadie, solo pasabas día si y día también por las manos de aquel asqueroso que hedía a mierda. No te podías marchar de allí porque lo pagabas con tu vida o la de tus familiares, te podían acusar si querían de comunista y desaparecerte en cualquier sima, llevarse a tus hermanos y meterles cuatro tiros en la nuca antes de tirarlos a un pozo. No puedo contarte más, ni quiero darte más detalles, pero todo lo que puedo decirte es sucio y feo, ni un momento de placer tuve, solo dolor y humillación, todavía tantos años después me restriego la piel con el estropajo como si tuviera metida en la carne la raña y la peste de aquel criminal…»

Testimonio de Fefita Troya Robaina, criada en varias haciendas de miembros del régimen franquista en la zona centro de la isla de Gran Canaria, vecina del barrio de San Roque, Las Palmas GC. Entrevista realizada por Francisco González Tejera, el 7 de julio de 1998, en el barrio de El Caracol, municipio de Telde.

Foto: Año 1939. Visita oficial de Pilar Primo de Rivera a la capital de León. Situada enmedio, entre, el Jefe Provincial del Movimiento y Gobernador Civil, y el obispo de su Catedral, saludando “a lo nazi”, en tanto entonan el “Cara al Sol”, himno de la Falange. Fuente: Blog de Montserrat Palau.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.